domingo, 28 de febrero de 2010

Como somos ciudadanos...

Estamos viendo por televisión y en todos los blogs de nuestros colegas bloggers la gran campaña de publicidad para concienciar a la ciudadanía de que entre todos arreglaremos el mundo, como también arreglaremos el hambre, como también limpiaremos el aire de polución y los mares de porquería. Siempre somos nosotros los culpables o los salvadores, según se mire y según convenga. Al blog de ¿Cuál es la realidad? me remito que lo explica todo muy bien.

Yo, que vivo en una zona donde la gente primordialmente ha vivido de la construcción, tengo que reconocer que sí, que todos somos culpables de lo que está ocurriendo ahora, pero tan culpables son nuestros gobernantes por estar de fiesta y de siesta cuando deberían haber frenado suavemente la situación en lugar de ponerle una bomba para hacer explotar la burbuja inmobiliaria. Estas campañas de publicidad que se hacen ahora se debieron hacer para cambiar el chip mental de la ciudadanía, porque comprar una vivienda se debe hacer con cabeza y construirla también, como salir y terminar borrachos como cubas, como también hay que tener conciencia de negar las drogas si te las ofrecen, etc., teniendo en cuenta que la ciudadanía se mueve por conductas sociales y por cierta mímica, cuando se sabe que la ciudadanía no llega a pensar por sí misma, así lo dice también Pérez-Reverte, del que comparto casi siempre todo.

Estamos enfermos, enfermos de ignorancia, esa ignorancia que tanto les gusta a los gobernantes. Y ahora con esta nueva campaña de publicidad, que a saber los millones de habrá costado, quieren hacer ver a ese que lleva más de un año en paro que podemos levantar España de nuevo, sin que los gobernantes tengan que mover un dedo ni siquiera para poner un maldito punto y final en un papel con logotipos ministeriales.

Soy consciente de que ésto levantará ampollas por lo escrito en el penúltimo capítulo, pero sólo estoy diciendo lo que he visto en mi trabajo, esas subcontratas que se sacaban unos miles de euros sin trabajar, esas facturas falsas, que si la prevención de riesgos, que si trabajar a destajo... En todo ha influído la construcción, en la educación, en la falta de estudiantes en las universidades, en aquellos miles de millones que inyectaron a la banca española que ahora no da crédito ni a lo que ve. Y así no hay dios que genere empleo si no se puede uno abastecer de efectivo para montarse un pequeño negocio por cuenta propia y generar, aunque sean, dos puestos de trabajo.

Y así, lo vamos a arreglar entre todos, las entidades bancarias también, aunque la ciudadanía tire del carro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada